PIEDRAS ETERNAS

La piedra es siempre garantía de eternidad. No equivale nunca a construcción efímera o espacio temporal. Su firmeza es símbolo de calidad y de durabilidad.

Y en la elección de las piedras es fundamental atender a la coherencia del espíritu del proyectista. Sin duda en la búsqueda de luminosidad, y de calidez de los espacios, las areniscas son siempre la respuesta adecuada.

Suaves texturas en un fondo luminoso labrado por el paso del tiempo.